PSICOANÁLISIS EN MÉXICO

¿Qué es el Círculo Psicoanalítico Mexicano?

.

El Círculo Psicoanalítico Mexicano ha sido un lugar de encuentro, reflexión, debate, estudio y transmisión del psicoanálisis. En él han confluido diversos proyectos y trayectorias que han convocado a una revisión crítica de los fundamentos de la teoría y la práctica psicoanalíticas. Su eje fundamental es la obra de Sigmund Freud, lo que la distingue de otras instituciones psicoanalíticas.

Tiene por objetivos la transmisión y difusión del psicoanálisis. Busca incidir en el ámbito de lo social mediante la práctica clínica de los psicoanalistas y su trabajo de atención, reflexión y promoción de una perspectiva que rescata al sujeto y lo pone en primer plano, sin dejar de ubicarlo en el contexto en el que vive.

Concebimos al psicoanálisis de acuerdo a la definición que Sigmund Freud diera del mismo: como un conjunto de teorías sobre el psiquismo, su estructuración, funcionamiento y patologías; como una técnica de intervención con pacientes, derivada de sus descubrimientos teóricos y como un método de investigación de la subjetividad humana.

Nos definimos por un psicoanálisis que nace de la escucha del sufrimiento humano singular, que se reformula dialécticamente en relación a la clínica de la que parte y cuyos criterios de validez son puestos a prueba día con día.

Entendemos al psicoanálisis como un procedimiento para el abordaje de la subjetividad de quien se asume como analizante. El método se sostiene por la presencia de un analista, cuyo lugar y ejercicio implica el mantenimiento de una postura ética, que se refiere a una posición neutral y atenta frente a la demanda del analizante. El analista no es maestro, empleador, consejero, amante o modelo de identificación del analizante, sino que lo acompaña en el camino que le permita descubrir su demanda y elaborar su deseo inconsciente.

Rescatamos la perspectiva particular que desde el psicoanálisis se propone de la articulación entre la sociedad y la cultura y la postura crítica que ha sostenido de la misma sobre todo aquellas que simulan un proyecto de libertad y bienestar de los conjuntos humanos, haciendo a un lado la subjetividad y exigiendo sacrificios pulsionales que promueven y exacerban la violencia. El psicoanálisis que propugnamos mantiene una postura contracultural que busca poner en evidencia las contradicciones y la función de ficción que la modernidad y la posmodernidad conlleva.

Reconocemos la importancia y el lugar de producción colectiva que la institución ha representado a lo largo de la historia del psicoanálisis, a la vez que reconocemos la difícil integración del quehacer psicoanalítico dentro de este marco. Por ello, separamos el espacio institucional de la práctica privada de los psicoanalistas que la componen.

La institución psicoanalítica, con sus particularidades y dificultades, su necesidad y sus obstáculos, es tema de discusión y reflexión permanente. Buscamos que el desarrollo de la teoría, la investigación y la práctica psicoanalítica se articule en una institución que funciona de manera democrática, autogestiva, transparente y horizontal. Pensamos nuestra institución como un espacio lúdico y creativo que nos permite trabajar, compartir y continuar aprendiendo desde una posición ética.

HISTORIA CPM

Miembos activos que asistieron a la Jornada de trabajo en Chapala. Abril, 2013
.

El Círculo Psicoanalítico Mexicano tiene su primer antecedente en 1969 con la creación del llamado Círculo Mexicano de Psicología Profunda el cual fue disuelto en 1970. Producto de una primera escisión, en 1971, Armando Suárez y Raúl Páramo constituyeron el Círculo Psicoanalítico Mexicano, cuya acta constitutiva se firma en 1974.

Sin duda, una persona relevante dentro del quehacer institucional del CPM fue Armando Suárez, impulsor de una propuesta de formación acorde con el interés freudiano de no anclar el psicoanálisis a la medicina y que estuviera abierto a otras disciplinas con las que se impulsara el diálogo, particularmente las ciencias sociales, la historia y la filosofía. Realizó, además, una importante labor editorial, al estar a cargo de una colección de psicoanálisis dentro de la editorial Siglo XXI, desde donde promovió la traducción y publicación de “Los Escritos” de Jaques Lacan, por parte de Tomás Segovia. Los textos apenas se habían publicado en Francia y no habían sido traducidos al español en ningún otro lugar.

Desde un inicio, estuvo fuera de duda la necesidad de sostener el trípode propuesto por Freud para sustentar toda formación psicoanalítica: el análisis personal, la práctica supervisada y el conocimiento teórico. Dentro de sus principios más importantes ha estado la necesidad de sustraer los procesos del análisis personal de los candidatos de cualquier injerencia y control institucional y la de privilegiar y respetar la transferencia individual dentro del mismo por encima de cualquier otra.

Leer más / Leer menos

El CPM fue en México la primera institución y la única que durante años abrió la opción de formarse como psicoanalistas no sólo a médicos y psicologos, sino cualquier persona que cuente con una licenciatura en cualquier rama. En 1985 se creó el Instituto de Formación Armando Suárez (IFAS) como espacio de formación del CPM, separado de los lugares de pertenencia y trabajo colectivo.

Con el propósito de evitar procesos de burocratización institucional, se estableció como órgano máximo de decisión del Círculo Psicoanalítico Mexicano a la Asamblea de Miembros Activos, desde donde se eligen los miembros de la Junta Directiva y se proponen distintas comisiones para atender los diversos objetivos institucionales que han guiado el trabajo colectivo durante más de 40 años. Estas comisiones se relacionan con la propuesta del programa de formación, la  red clínica, la  difusión, etc.

Otro aspecto relevante de la concepción que se tiene del psicoanálisis, es la apertura a la escucha de diversos psicoanalistas, por ello, desde la creación del CPM se han invitado a todos aquellos psicoanalistas interesados en la difusión y transmisión del psicoanálisis.

Con ese criterio, un parte-aguas importante para el CPM fue la incorporación durante la década de los setentas de psicoanalistas argentinos y uruguayos que buscaron asilo en México debido a golpes militares en sus países. Su incorporación institucional inyectó aire nuevo y fresco a la misma, además de introducir nuevos autores -M. Klein, J. Lacan- y formas de pensamiento desconocidos en el entorno psicoanalítico mexicano. Así, se constituyó una nueva cultura del psicoanálisis, enriquecida por las aportaciones de Marie Langer, José Perrés, Marcelo Pasternack y Néstor Braunstein, entre otros. Ello amplió las discusiones teóricas y la concepción del programa de formación con nuevas perspectivas.

Ya decía Freud que, en todas las instituciones se generan diferencias y luchas de poder y el CPM no ha estado exento de ello. Las escisiones que ha sufrido a lo largo de su historia lo han marcado y, al mismo tiempo, le han dado un carácter particular al desempeño institucional, conduciendo a reflexiones importantes dentro del Círculo Psicoanalítico Mexicano y a su recomposición colectiva.

El CPM también ha contribuido a expandir el psicoanálisis en provincia, rompiendo con visiones centralistas del mismo en la Ciudad de México. En este sentido, las sedes de Guadalajara y León han ayudado a ampliar  fronteras y han contribuido a promover la difusión del psicoanálisis a nivel nacional, así como la presencia de Miembros Activos en las ciudades de  Monterrey, Xalapa,  Ciudad Victoria, San Luis Potosí y Cuernavaca.

Contrario al peso que se da en la actualidad a posiciones terapéuticas fáciles y rápidas, considera que el psicoanálisis, enraizado en las visiones que rescatan al sujeto y le ofrecen un espacio de expresión, construcción y encuentro con su propio deseo, está vivo.

Finalmente, el CPM, a partir de recientes procesos de reapropiación de su historia y en la búsqueda de una activa participación incluyente del psicoanálisis, rescata la visión social de sus orígenes, el análisis de las problemáticas de la sociedad actual y la formación como un proyecto vital.

DIRECTORIO

JUNTA DIRECTIVA

Captura de pantalla 2016-06-30 a la(s) 6.07.13

Katia Weissberg Glazman

Presidente
3a8537a

Luis Fernando Macías García

Secretario
Captura de pantalla 2016-06-30 a la(s) 6.12.02

Clara Yáñez Contreras

Tesorera

MIEMBROS ACTIVOS

Ciudad de México

Ma. Alejandra de la Garza Walliser
magarza@prodigy.net.mx

Leticia Flores Flores
leflores@correo.xoc.uam.mx

Felipe Flores Morelos
eutimos@gmail.com

Daniel Gerber
danielgerber@prodigy.net.mx

Adalberto Levi-Hambra
adalbertolevi@yahoo.com

Alberto Montoya Hernández
montoya1psi@hotmail.com

María del Carmen Pardo y Brügman
mcpardo@terra.com.mx

Patricia Robles Valenzuela
pavirov@hotmail.com

Lidia Rappanello
lidia.agazzi.rappanello@gmail.com

Katia Weissberg Glazman
katiaweissberg@yahoo.com

Clara Yáñez Contreras
clarayanez1954@yahoo.com.mx

Eloísa Rodríguez Iglesias
rucosamor@prodigy.net.mx

Araceli Zamora Santillán
aracelizam@yahoo.com.mx

Jose Luis González Fernández
jlgf@prodigy.net.mx

Alejandro Montes de Oca Villatoro
jamontesdeoca@att.net.mx

Susana Perales Lavín
sperales@prodigy.net.mx

José Refugio Velasco García
jorevel@unam.mx

Monterrey, NL

Manuel Muñiz García
manuelmuñiz01@yahoo.com.mx

Guillermo Vanegas
guillermovanegas@hotmail.com

Guadalajara, Jal.

María del Carmen Espinosa Gómez
espinosac@hotmail.fr

José Ulises Valdez Ruiz
valdezulises@hotmail.com

Luis Carlos Vazquez Vidrio
lcvcpm@hotmail.com

Gabriel Zárate Guerrero
zarate@iteso.mx

León, Guanajuato

Ana María Chávez Hernández
anamachavez@hotmail.com

Luis Fernando Macías García
luisfer56@gmail.com

Jaime Santos Rendón
jaimerene.santos@gmail.com

Alejandro Klein Caballero
alejandroklein@hotmail.com

Xalapa, Veracruz

Julio Ortega Bobadilla
juliusob@gmail.com

Ciudad Victoria, Tamps

Susana Perales Lavín
sperales@prodigy.net.mx

Miembros Adscritos

Elia Arriaga Bayardi
egloriayardi@hotmail.com

Omar Ramírez Moore
sperales@prodigy.net.mx

Maria Antonia Reyes Arellano
antoniadau@hotmail.com